Categorías
Arquitectura Lugares Sin categoría Tradiciones

Arquitectura del olvido

Antaño, las construcciones tradicionales eran altamente apreciadas y cuidadas por la población debido a su funcionalidad; pese a ello, con el paso del tiempo, éstas se fueron convirtiendo en un lastre para las generaciones futuras debido a las continuas innovaciones que lograron que su utilidad fuera prácticamente nula.

Imagen del Valle de Cuerrias de Maza. Fotografía de Ana Montes Vázquez

Tal fue así el grado de abandono que muchas de ellas se han derrumbado con el paso de los años, dejando enterradas las tradiciones, el arte y la cultura de la zona.


Este mismo final se lo podemos atribuir a una panera llamada Solorru Nuevu; situada en la Aldea de Les Cuerries, en la parroquia de Santa Ana, Piloña, fue construida en el s.XVI y ha ido cambiando de dueños generación tras generación.

Imagen de la panera actualmente. Fotografiada por Ana Montes Vázquez.

Antes de que se derrumbase, esta construcción era de uso compartido. La planta estaba dividida en seis habitáculos, uno por cada propietario, de tal manera que cada familia contaba con una llave propia que solo podía abrir una de las puertas.

El principal problema de esas seis familias fue que, aunque alguna tuviera el deseo de restaurar la panera, las otras no se encontraban en la disposición de realizar un desembolso económico en algo que no iban a utilizar. Al no llegar a un acuerdo, la construcción fue olvidada.

El uso compartido, fue la causa de su derrumbe.

La panera fue construida en espacio público, por lo que se llegó al acuerdo de que, aunque la parte de arriba fuera privada, el suelo sobre el que se elevaba mantuviese su titularidad pública organizándose en ese área reuniones y festividades periódicamente.

Un claro ejemplo era El baile Dominical. Este tenía lugar la tarde de los domingos, antes del anochecer. Debajo de esa panera la gente bailaba al ritmo de; un violín, tocado por Pepe el de Güela, un acordeón de mano de Julio el del mulatu, y por último, Ramonetu daba compás con el bombo. La finalidad de estas tardes era para entrenarse y los más jóvenes, la oportunidad de cortejar a las mozas.

Una vez caía el sol, cada familia se iba a su casa para la cena.


Hoja de registro

NombreCategoríaConcejoParroquiaLugar
Solorru NuevuPanera PiloñaSanta Ana de MazaCuerrias de Maza
EstadoSituaciónInformaciónPropietario/aAcesso
RuinasAbandonadoVecinos/as del pueblo*Abandonado.Núcleo rural

*Fuentes orales: María del Carmen Coballes Blanco, Alejandro Reguero, Gerardo Muñiz y Jorge Peruyero vecinos del pueblo, y este último hijo de Julio (acordeón).

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *