Javier Torroba a los 5 años. Imagen: JT, 1980.

OT. Javier Torroba Pellico nació el 5 de enero de 1975 en Caracas (Venezuela); fué el primero de la familia que nació allí. Se crió alrededor del Centro Asturiano de Caracas con las tradiciones propias de la patria chica y fue a un colegio religioso: San Agustín El Marqués.

«Recuerdo una infancia alegre, divertida y entrañable, pues los fines de semana iba al apartamento de la playa con mis primos, con los que tenía una relación muy cercana.» (1)

Otros domingos y fiestas discurrían en el Centro Asturiano con los amigos, la gaita, el tambor…

Su madre, María del Mar Pellico, y su padre, Javier Torroba, tenían un negocio familiar: una «fábrica» de joyas de plata, como la llamaban. Desde la llegada de España, toda la familia trabajaba allí y la relación entre ellos siempre fue muy sólida.

En la adolescencia, Javier estudió Educación Integral en la Universidad Católica Andrés Bello y empezó a trabajar con 20 años, dando clases de Biología y Física en Educación Secundaria.

En las vacaciones de verano, le gustaba venir a España, concretamente a Benia de Onís donde nació y se crió su madre. Decidió venirse del todo porque un día en Caracas lo secuestraron y lo llevaron en un coche a un banco, obligándole a sacar todo el dinero de las cuentas. Unos años antes, les habían robado en la fábrica, secuestrando a su tío e interrogándolo por el lugar de estudio de los hijos…circunstancias que lo «animaron» a volver.

Él recuerda Venezuela como un país con muchas posibilidades, un buen clima. Le tiene mucho cariño.

La familia hizo un viaje a EEUU, que recuerda feliz porque allí visitaron a un hermano de su padre que se había ido de Venezuela para poder vivir libremente su sexualidad.

Cuando él se mudó a España, sobrevino la muerte de su padre: falleció a los 51 años debido a un infarto.

Su abuela por parte de padre vivió unos años en Aragón, y su abuela materna nació en los Lagos y pasó su vida en Covadonga . Su abuelo paterno era del País Vasco, y su abuelo por parte de madre era de Demués (Onís).

Tuvo la suerte de haber nacido en una familia muy unida, en la que siempre hubo entre todos una relación muy estrecha.

(1) Torroba Pellico, Javier, profesor, vecino de Llueves, 47 años.