Mi vida en Ruenes

Ewan Sánchez López. De pequeño, cuando vivía en Ruenes, siempre estaba con mi prima, y nos pasábamos el día jugando al balón o paseando por el monte. Solíamos jugar a los bolos en la bolera del pueblo y después merendar, mientras charlábamos. Lo mejor de todo el año eran los días de la fiesta pues se reunía nos juntábamos toda la familia y cenábamos todos juntos, y luego íbamos donde la orquesta a bailar y a pasarlo bien. Por la tarde asistíamos al ramo y pujábamos por comprar el pan. Acabábamos comiéndolo entre mi prima y yo

Cuando salíamos al monte, solíamos ir a castañas, pero cuando hacia malo nos poníamos a ver películas en la cama de mi abuela y comíamos palomitas.

También nos íbamos a jugar al balón a una cancha de futbol que estaba a diez minutos de nuestra casa, por el verano nos íbamos con las perras a una poza a bañarnos y a tirarnos desde una roca, o subíamos a una cabaña que construyo mi abuelo con mi padre hace mas de veinte años. Un año compramos una piscina, e íbamos todos allí, a bañarnos, y los mayores tomaban sidra y se tumbaban en la hamaca. La cabaña se usaba para veranear y como teníamos un huerto plantábamos verduras .

Corrobra (Ruenes), Ewan Sánchez (el autor) con sus primas, 2019.