Seleccionar página

Ubicación de Les Caldes de Tornín, Concejo de Cangas de Onís.

El origen de estas aguas termales, en las cercanías de Tornín, se remonta a la época romana, cuando se empleaban para sanar erupciones cutáneas, reumas y otras enfermedades.

La surgencia termal se emplaza en las inmediaciones de Tornín, muy cerca de la antigua capilla de San Juan, que ya no existe actualmente.

La explicación científica del espontáneo manantial alude a una zona estructuralmente compleja, desde el punto geográfico, pues coincide con la ruptura entre la región del manto del Ponga y la región de los Picos de Europa. En este espacio se repiten las series estratigráficas (sucesión de estratos con continuidad en el tiempo) debido a la presencia de cabalgamientos (rotura en la corteza de la Tierra a través de la cual se ha producido un desplazamiento relativo) o escamas.

La surgencia del agua tiene lugar en varios puntos de la cuenca del río Sella, y posiblemente su origen esta en el contacto de los materiales calcáreos carboníferos. El carácter ligeramente termal del agua está relacionado con la circulación lenta y en profundidad a través de las superficies de despegue de dichos cabalgamientos, produciéndose el calentamiento debido al efecto del grado geotérmico. Durante el ascenso del agua caliente se produce cierta mezcla con las aguas frías del acuífero carstico calcáreo, hecho que se corrobora por el alto valor de O2.

Les Caldes de Tornín

FUENTES: Luisa Del Dago (abuela del autor) y Jorge Toraño (padre del autor), ambos oriundos del pueblo y grandes conocedores de su historia.